Antes de que puedas entender que es ethereum, es útil entender primero Internet.

Hoy, nuestros datos personales, contraseñas e información financiera se almacenan en gran medida en las computadoras de otras personas, en nubes y servidores propiedad de compañías como Amazon, Facebook o Google. Incluso este artículo de CoinDesk se almacena en un servidor controlado por una empresa que cobra por mantener estos datos en caso de que se solicite.

Esta configuración tiene una serie de ventajas, ya que estas compañías implementan equipos de especialistas para ayudar a almacenar y proteger estos datos, y eliminan los costos que vienen con el alojamiento y el tiempo de actividad.

Pero con esta conveniencia, también hay vulnerabilidad. Como hemos aprendido, un hacker o un gobierno puede obtener acceso no deseado a sus archivos sin su conocimiento, al influir o atacar a un servicio de terceros, lo que significa que pueden robar, filtrar o cambiar información importante.

Brian Behlendorf, creador del Apache Web Server, ha llegado a etiquetar este diseño centralizado como el “pecado original” de Internet. Algunos, como Behlendorf, argumentan que Internet siempre debe ser descentralizada y un movimiento fragmentado ha surgido utilizando nuevas herramientas, incluida la tecnología blockchain, para ayudar a lograr este objetivo.

Ethereum es una de las tecnologías más nuevas para unirse a este movimiento.

Si bien Bitcoin tiene como objetivo interrumpir PayPal y la banca en línea, ethereum tiene el objetivo de utilizar una cadena de bloques para reemplazar a terceros de Internet, aquellos que almacenan datos, transfieren hipotecas y hacen un seguimiento de instrumentos financieros complejos.

La ‘computadora mundial’-
En resumen, ethereum quiere ser una “computadora mundial” que se descentralice -y algunos argumentarán, se democratizarán- el modelo existente de cliente-servidor.

Con ethereum, los servidores y las nubes son reemplazados por miles de los denominados “nodos” gestionados por voluntarios de todo el mundo (formando así una “computadora mundial”).

LEER  Criptomonedas, Tokens y Altcoins. Cuál es la diferencia?

La visión es que ethereum permita esta misma funcionalidad a personas en cualquier parte del mundo, lo que les permitirá competir para ofrecer servicios en la parte superior de esta infraestructura.

Desplazarse a través de una tienda de aplicaciones típica, por ejemplo, verá una variedad de cuadrados coloridos que representan todo, desde banca hasta aplicaciones de fitness y mensajería. Estas aplicaciones dependen de la compañía (u otro servicio de terceros) para almacenar su información de tarjeta de crédito, historial de compras y otros datos personales, en algún lugar, generalmente en servidores controlados por terceros.

Por supuesto, su elección de aplicaciones también se rige por terceros, ya que Apple y Google mantienen y curan (o en algunos casos, censuran) las aplicaciones específicas que puede descargar.

Tome el ejemplo de un servicio de documentos en línea como Evernote o Google Docs.

Ethereum, si todo funciona según el plan, devolvería el control de los datos en este tipo de servicios a su propietario y los derechos creativos a su autor.

La idea es que una entidad ya no tendrá control sobre sus notas y que nadie podría prohibir de repente la aplicación, desconectando temporalmente todas sus libretas. Solo el usuario puede hacer cambios, no cualquier otra entidad.

En teoría, combina el control que las personas tenían sobre su información en el pasado con la información de fácil acceso a la que estamos acostumbrados en la era digital. Cada vez que guarde ediciones, o agregue o elimine notas, todos los nodos de la red realizarán el cambio.

Vale la pena señalar que la idea ha sido recibida con escepticismo.

Aunque las aplicaciones parecen ser posibles, no está claro qué aplicaciones de blockchain resultarán realmente útiles, seguras o escalables, y si alguna vez serán tan cómodas de usar como las aplicaciones que usamos hoy en día.

Déjanos conocer tu opinión